Santiago de Compostela

Para muchos, Santiago de Compostela es el final de una larga caminata, pero ¿por qué no elegirlo como inicio de un viaje inolvidable?

Situada en el extremo noroeste de España, Santiago de Compostela, capital de la comunidad autónoma de Galicia, es el emblema del viaje: final emblemático de la ruta a pie más famosa del mundo, es una ciudad cuyo encanto se subestima con demasiada frecuencia.

La llegada a Santiago es para los que vienen a pie la mayor de las emociones, pero tómate tu tiempo para conocer a fondo esta ciudad de la que, aparte del camino al que da nombre, se sabe muy poco en general.

No espere la imagen estereotipada de la España calurosa con sol todo el año: los paisajes de Galicia recuerdan más a países del norte como Irlanda o Inglaterra que a las regiones soleadas del sur de España. Los gallegos son españoles un poco atípicos para la imagen que los italianos tenemos de España, generalmente más reservados pero muy simpáticos, con una lengua propia, fuertes tradiciones transmitidas a lo largo de los siglos y una rica tradición gastronómica.

Olvídese también del estereotipo común que ve a Santiago de Compostela como una ciudad sagrada y taciturna: si es innegable que la ciudad está impregnada de una poderosa aura de sacralidad, también es cierto que hoy la capital de Galicia es divertida, alegre y jovial, gracias también a su animada universidad.

El centro de Santiago de Compostela, repleto de edificios históricos y elegantes plazas de piedra y granito, es maravilloso para pasear y la ciudad es tan encantadora con sol como con lluvia o una fina niebla.

Disfrute del legendario pulpo a la gallega en uno de sus bares tradicionales y luego elija si quiere dar un paseo romántico por el corazón de la ciudad o seguir a los estudiantes en busca de vida nocturna.

Ya sea el final de un épico viaje a pie o una parada en un viaje por carretera, Santiago de Compostela le cautivará.

  • Catedral de Santiago de Compostela
  • Tradiciones de las estatuas
  • Palacios y plazas
  • Museos
  • Alojamientos recomendados en Santiago de Compostela
  • Hoteles recomendados en Santiago de Compostela

Qué ver en Santiago de Compostela

Santiago de Compostela cuenta con un inmenso patrimonio histórico-artístico, que se puede admirar mientras se pasea por las calles porticadas y las plazas del casco antiguo.

Catedral de Santiago de Compostela

Para los que llegan a la ciudad después de recorrer los 800 kilómetros del Camino de Santiago, la Catedral es la atracción a la que hay que dirigirse. Para los peregrinos y caminantes, la vista de la Catedral tiene un significado simbólico muy importante: representa el final de un largo viaje, pero sobre todo una experiencia única en la vida.

Otros turistas tampoco pueden dejar de quedar fascinados por la Catedral, que domina la ciudad con sus agujas y torres ricamente decoradas. Construido entre 1075 y 1211 y modificado varias veces, es una acertada mezcla de estilos románico, gótico y barroco.

El sepulcro de Santiago bajo el altar mayor es la principal atracción para muchos, pero la obra maestra artística de la Catedral es el Pórtico de la Gloria en la entrada oeste, adornado con 200 magníficas esculturas románicas que representan a profetas y apóstoles; la figura central es Cristo rodeado por los cuatro evangelistas, ángeles y símbolos de la Pasión de Cristo.

Para disfrutar de una vista inigualable de la ciudad desde lo alto, realice una visita guiada a la catedral, incluido el tejado de la iglesia.

Las tradiciones de las estatuas

Santiago y Hércules están representadas a los pies del Cristo: según una antigua tradición, los peregrinos debían rezar una oración antes de entrar en la iglesia introduciendo sus dedos en los cinco agujeros situados sobre la estatua.

Otra estatua que es objeto de tradición es la del Maestro Mateo, el escultor que realizó las magníficas decoraciones del pórtico. Según la tradición, golpear su cabeza contra la cabeza de piedra de la estatua sirvió para adquirir un poco de su genio.

Hoy en día no se ve a la gente rezando con los dedos en los agujeros de la pared o golpeando la cabeza contra una estatua: las dos estatuas han sido protegidas de los peregrinos demasiado animados por rejillas metálicas.

Después de visitar la iglesia, no te pierdas el Museo de la Catedral, distribuido en cuatro plantas. Además de admirar una excepcional colección de arte sacro, podrá visitar el claustro del siglo XVI de la catedral, la suntuosa sala capitular, una sala decorada con tapices diseñados por Goya y el Panteón de los Reyes, con las tumbas de los reyes medievales de León.

La entrada al museo y la visita guiada permiten también la entrada al Pazo de Xelmírez, un palacio episcopal del siglo XII adosado al lado norte de la catedral. Aquí se puede ver una exposición dedicada a la realización de las esculturas del Pórtico de la Gloria y una curiosa colección de bustos que representan a músicos y artistas callejeros.

Palacios y plazas

La principal plaza de la ciudad es la amplia Praza de Obradoiro, llamada así porque antiguamente albergaba talleres de albañiles y canteros.

Es una plaza grande, bastante peculiar porque está cerrada al tráfico y al comercio: no encontrarás los cafés con mesas al aire libre típicos de muchas plazas europeas, pero por otro lado encontrarás un silencio y un ambiente únicos. La plaza está presidida por la majestuosa catedral y por elegantes edificios como el Pazo de Raxoi, actual ayuntamiento.

Otro bello edificio que da a la plaza es el Hostal dos Reis Católicos, un edificio con un destino irónico: construido por los reyes católicos Isabel y Fernando para acoger primero a peregrinos agotados, luego a huérfanos y pobres, hoy es un parador, un hotel de lujo que da descanso a turistas adinerados.

Los jardines y algunas zonas comunes están abiertos al público y pueden visitarse de forma independiente; puede solicitar el mapa gratuito y leer los completos paneles informativos.

Después de visitar la Catedral, eche un vistazo a la Puerta Santa: se trata de una puerta construida en el siglo XVII que da acceso a la chesa da Praza da Quintana, pero sólo se abre en los años bisiestos. Si las estatuas del Pórtico de la Gloria le han entusiasmado, aquí podrá ver 24 más (colocadas originalmente en el pórtico).

Si le gusta la arquitectura barroca, no se pierda la Casa do Cabildo, un palacio del siglo XVIII con una hermosa fachada, diseñado para cerrar y embellecer la Plaza de las Platerías. Este elegante edificio inspiró el cuento «Mi hermana Antonia» de Ramón Valle-Inclán.

Museos

No se deje engañar por la imagen de Santiago como una ciudad sagrada detenida en el tiempo: al contrario, es una ciudad muy viva y no faltan interesantes museos y galerías de arte.

¿Tienes curiosidad por saber quién era Santiago? ¿Cómo surgió el «fenómeno» de Santiago y qué hizo que esta experiencia de profundo significado religioso se convirtiera en una de las rutas de senderismo más populares? ¿Cómo ha cambiado la ciudad a lo largo de los siglos? Encontrará todas las respuestas en el Museo das Peregrinacións e de Santiago, dedicado al Santo y a la ciudad.

Si quiere conocer el alma moderna de Santiago de Compostela, visite el Centro Gallego de Arte Contemporáneo (CGAC), que junto con el Monasterio de San Domingos de Bonaval y el parque del mismo nombre forman un conjunto único, donde se unen modernidad y tradición.

En el interior del museo hay obras de artistas gallegos y exposiciones temporales que exploran las últimas tendencias del arte contemporáneo, pero es la terraza con vistas lo que más atrae a los turistas. Es sin duda uno de los mejores miradores de la ciudad.

En el interior del monasterio se encuentra otro museo, el Museo del Pueblo Gallego, recomendado para quienes quieran conocer los diferentes aspectos que caracterizan la cultura gallega.

Eventos en Santiago de Compostela

Santiago es una ciudad culturalmente viva, con una apretada agenda de conciertos, teatro, danza y exposiciones. Las fiestas tradicionales son muy populares, la más importante de las cuales es la Fiesta del Apóstol, que tiene lugar el 25 de julio, anunciada en la medianoche del día anterior por el sonido de las campanas.

Las fiestas, mezcla de lo sagrado y lo profano, incluyen una ofrenda al Santo, el rito del Botafumeiro (un inmenso incensario es llevado a lo largo del crucero menor de la catedral), la quema de un edificio que reproduce la fachada de la iglesia. Por toda la ciudad resuena la música de las gaitas tradicionales y la gente se divierte bailando las danzas típicas.

Dónde alojarse en Santiago de Compostela

Quizás por el turismo religioso o al menos no snob que caracteriza a esta ciudad, destino de muchos excursionistas, peregrinos y personas que buscan un ambiente sobrio y tranquilo, en Santiago es fácil encontrar bonitos hoteles y b&b a buen precio. Muchos de ellos están situados en edificios históricos y tienen un ambiente cálido y acogedor.

Hemos seleccionado para ti tres de los mejores hoteles de Santiago de Compostela por precio, ubicación o carácter:

Alojamiento recomendado en Santiago de Compostela

  • Pensión con Encanto San Martiño Pinario: para los que buscan un alojamiento económico en el centro de Santiago de Compostela este pequeño hotel de 2 estrellas es una gran opción. A sólo 5 minutos a pie de la catedral, es un sencillo establecimiento familiar, limpio y confortable.
  • Hotel Pazo de Altamira: hotel de diseño de 3 estrellas en el centro de la ciudad, a sólo 200 metros de la catedral, ubicado en un edificio histórico. La fachada se ha mantenido fiel al original, mientras que el interior es de estilo moderno. Las habitaciones son amplias y luminosas, amuebladas con un estilo minimalista.
  • Casa Rural Juancito: una preciosa casa rural a un kilómetro del centro, con vistas al campo y a la ciudad. Ideal para los que viajan en coche (hay aparcamiento gratuito), para los que quieren paz y tranquilidad y para los que buscan un alojamiento romántico y especial, esta granja de finales del siglo XIX ha sido restaurada con gusto y amueblada con un estilo contemporáneo que realza las características especiales del edificio.

Hoteles recomendados en Santiago de Compostela

Cómo llegar a Santiago de Compostela

Mucha gente llega a Santiago de Compostela… ¡a pie! Si no le apetece caminar cientos de kilómetros, no se preocupe, porque puede visitar esta encantadora ciudad en coche de alquiler, en tren o en autobús.

La autopista AP-9 conecta Santiago con las principales ciudades de Galicia y Portugal, la AP-8 sigue toda la costa norte de España hasta Francia, y la autopista A-6 y luego la A-52 hasta Madrid. Calcula unas 5½ horas desde Madrid o Bilbao.

Quienes se desplacen en transporte público no tendrán dificultades para llegar a Santiago, ya que está bien comunicada por autobuses y trenes directos con las principales ciudades españolas y algunos destinos internacionales.

El aeropuerto internacional de Santiago de Compostela no está conectado directamente con Italia: tendrá que hacer escala en Madrid u otras ciudades españolas, o en Londres.