Pamplona

Pamplona, la ciudad de los famosos encierros, es pura locura durante una semana y romántica el resto del año.

Pamplona es una ciudad de extremos opuestos: aglomeraciones de gente, ríos de alcohol y locura durante la semana de San Fermín, un ambiente tranquilo y sociable de antaño durante el resto del año.

La capital de Navarra, orgullosa región del norte de España, es una ciudad de interior enclavada en la fértil vega del río Arga. De origen romano, es rica en historia y está orgullosa de sus tradiciones.

Una de las ciudades españolas con mayor calidad de vida, durante más de once meses al año Pamplona es una ciudad encantadora para visitar y dejarse encantar por las románticas vistas sin las multitudes de turistas, degustar las deliciosas especialidades de la cocina local y pasar una alegre velada en uno de los tradicionales bares de pintxos (el equivalente vasco de las tapas) del casco antiguo. Además, es una de las paradas más ambientadas del famoso Camino de Santiago.

En una sola semana de julio, Pamplona se transforma en una de las ciudades más delirantes de Europa durante una fiesta tradicional que se ha convertido en una de las más famosas del mundo, la de San Fermín.

Hordas de imprudentes turistas de todo el mundo se unen a los jóvenes y mayores locales en una carrera por las calles de la ciudad perseguidos por toros en libertad. Una locura que al menos una vez en la vida merece la pena ver… preferiblemente en la seguridad de una ventana o un balcón, y luego celebrarlo cuando los toros hayan vuelto a sus corrales.

  • Museos en Pamplona
  • Alojamiento sugerido en Pamplona
  • Hoteles sugeridos en Pamplona

Qué ver en Pamplona

El centro histórico de Pamplona está dividido en tres partes: la parte más antigua es la Navarrería, mientras que las zonas de San Cernin y San Nicolás fueron en su día pueblos separados y enfrentados.

El centro neurálgico de la vida de la ciudad es la Plaza del Castillo, un auténtico salón y escenario de los actos públicos más importantes, flanqueada por elegantes edificios y cafés, entre los que destaca el histórico Café Iruña.

Contemple la espléndida fachada neoclásica del Palacio de Navarra, sede del gobierno regional, construido en el siglo XIX. Otro magnífico palacio es la Cámara de Comptos, sede del antiguo Tribunal de las Cortes: construido entre los siglos XIV y XIX, se considera el palacio más antiguo de la ciudad. Las salas interiores están ricamente decoradas, pero sólo se pueden visitar con cita previa.

Pasee por el interior de la Cittadella, un edificio militar defensivo pentagonal, construido entre 1571 y 1645, y rodeado de un gran parque verde. Hoy en día se utiliza para eventos culturales, incluyendo un espectacular espectáculo de fuegos artificiales durante las fiestas de San Fermín.

Para conocer la función original de las murallas de Pamplona, que datan del siglo XVI, y cómo se construyeron, visite el Centro de Interpretación de las Fortificaciones de Pamplona, un museo situado en el interior del Fuerte de San Bartolomé, considerado uno de los mejor conservados de Europa.

Uno de los edificios religiosos más bellos de Pamplona es la Catedral, construida sobre los restos de una anterior iglesia románica del siglo XII, que alberga el mausoleo del rey Carlos III el Noble y su esposa Leonor. Este último está considerado como uno de los grupos escultóricos más bellos de Navarra.

Museos en Pamplona

Para un itinerario cultural en la ciudad de Pamplona, recomendamos los siguientes museos:

  • Museo de Navarra: exhibe una ecléctica colección de restos arqueológicos, entre los que se encuentran algunos bellos mosaicos romanos, y obras de arte. Lo más destacado de la colección es el cuadro «Marqués de San Adrián» de Goya.
  • Museo de la Universidad de Navarra: museo de fotografía y arte contemporáneo ubicado en un edificio muy moderno del campus universitario diseñado por Rafael Moneo. Se exponen artistas españoles e internacionales, como Picasso, Kandinsky, Mark Rothko, Roland Fischer y muchos otros.
  • Museo Diocesano: junto a la Catedral, expone obras de arte sacro realizadas en Navarra, como retablos, imágenes de la Virgen, relicarios, orfebrería, así como estatuas, pinturas y arte decorativo del Renacimiento y del Barroco.
  • Sala Museo Sarasate: pequeño museo dedicado al violinista y compositor Pablo Sarasate, originario de Pamplona. Se pueden ver los violines y el piano que tocaba el músico y un busto suyo.

Fiestas de San Fermín

Las fiestas de San Fermín son un acontecimiento que transforma por completo la ciudad de Pamplona: una fiesta continua que dura día y noche durante nueve días.

La imagen más famosa de la semana de San Fermín es el encierro, durante el cual los habitantes de la ciudad, tradicionalmente vestidos de blanco, y los turistas más aventureros corren delante de un grupo de toros sueltos a lo largo de un recorrido que atraviesa el centro de la ciudad y termina en la plaza de toros.

Es un recorrido corto, de menos de 900 metros, y la carrera sólo dura tres minutos, pero la amenaza constante de los toros que presionan hace que sea intensa y que se dispare la adrenalina. Para algunos es simplemente una locura, y los activistas por los derechos de los animales se oponen firmemente a esta tradición que termina con la matanza de los toros, pero es innegable que se trata de un ambiente único, una especie de celebración orgiástica de la vida.

Ponerlo en riesgo para apreciar su valor, este era en cierto modo el sentido original de la fiesta, resumido en el emotivo momento de la letanía que los corredores cantan en San Fermín antes de la salida de la carrera.

Hoy en día, este significado sagrado es desgraciadamente distorsionado por muchos turistas, especialmente jóvenes, que se unen a los corredores del encierro simplemente para lucirse. Quién sabe lo que pensaría Hemingway de esta tradición, que la convirtió en una atracción turística internacional al celebrarla en su novela «Fiesta»…

Afortunadamente, todavía es posible disfrutar del extraordinario ambiente festivo que impregna la ciudad de forma auténtica, evitando unirse a la carrera y viéndola desde lugares seguros.

Siga los demás actos de la fiesta, como los desfiles infantiles, los conciertos, los espectáculos de danza y las corridas de toros, y no se pierda el acto final a medianoche del 14 de julio, con el canto de «Pobre de mí» a la luz de las velas.

Dónde alojarse en Pamplona

Durante la semana de San Fermín, los hoteles y hostales de Pamplona se agotan cada año, aunque los precios se ponen por las nubes: si quiere participar en una de las fiestas más famosas del mundo, tendrá que reservar con meses de antelación.

Durante el resto del año encontrar un hotel en Pamplona no será difícil, y de hecho tendrá una amplia oferta de establecimientos con una buena relación calidad/precio.

Alojamientos recomendados en Pamplona

Aquí tienes tres de los mejores hoteles de Pamplona, elegidos por precio, ubicación y servicios:

  • Arriazu: pequeño pero encantador hotel de 2 estrellas en el centro de Pamplona, a sólo 50 metros de la Plaza de Castillo y a 400 metros de la Ciudadela. Da a una animada calle peatonal con muchos bares y tiendas, pero las habitaciones son tranquilas y casi no hay ruido nocturno. Decorado en un estilo clásico con muebles antiguos y suelos de parqué, es una solución de calidad a bajo coste.
  • Hotel Yoldi: Un hotel de 3 estrellas muy moderno en el centro de Pamplona, con una decoración contemporánea. Habitaciones luminosas y confortables con todos los servicios necesarios, y un abundante desayuno buffet. Se recomienda para aquellos que buscan un alto nivel de confort a un precio asequible y para los que llegan en coche (aparcamiento público de pago cerca del hotel).
  • Palacio Guendulain: suntuoso hotel de 4 estrellas alojado en un palacio de época, la mejor elección para los que buscan algo especial: tiene una fabulosa escalera, digna de un palacio real, y en el jardín hay una colección de carruajes, que en su día pertenecieron a los condes de Guendulain. Ambientes románticos y comodidades modernas.

Hoteles recomendados en Pamplona

Cómo llegar a Pamplona

Pamplona tiene un aeropuerto internacional, pero no tiene vuelos directos a Italia. Puede llegar a Madrid y desde allí tomar un vuelo nacional o aterrizar en Bilbao y luego viajar en coche de alquiler o en tren.

Si ya está en España, puede llegar a Pamplona en trenes y autobuses directos desde las principales localidades del norte de España y desde las ciudades españolas más importantes. El viaje en tren desde Madrid dura unas tres horas, pero es una hora más si se viaja desde Barcelona.