Galicia

Galicia es la región más verde y celta de España. Un mundo en sí mismo en la Península Ibérica, rico en tradiciones ancestrales y paisajes impresionantes.

Galicia es la antítesis de la España que imaginamos los italianos. ¿Las largas playas de arena besadas por el sol? No: paisajes verdes y lluvias frecuentes que recuerdan más a países del norte como Irlanda e Inglaterra. ¿Flamenco a ritmo de castañuelas? No, es el sonido de las gaitas el que anima las fiestas tradicionales gallegas. ¿Castellano? No, el gallego es la lengua oficial.

Diferente pero no por ello menos encantadora o divertida, Galicia es una región que atrae un tipo de turismo menos bullicioso que los lugares más famosos de España. Sus habitantes parecen tímidos y reservados en comparación con la gente alegre del sur de España, pero a quienes se toman la molestia de conocerlos mejor, les revelan un corazón generoso y mucha jovialidad.

La mayor afluencia de visitantes llega a Galicia a pie, al final de una ruta de más de 800 m de longitud: es el centenario Camino de Santiago, una experiencia única en la vida de los peregrinos y caminantes que emprenden esta épica empresa. El punto de llegada es la magnífica Catedral de Santiago de Compostela para la recogida de la «Compostela», seguida del ritual del baño purificador en el océano y la puesta de sol en Cabo Fisterre.

No hace falta recorrer cientos de kilómetros para disfrutar de las maravillas de esta verde región. Tome un vuelo directo desde Italia, alquile un coche y explore hermosas playas, faros solitarios en lo alto de escarpados cabos, antiguas cruces celtas, necrópolis romanas, pintorescos pueblos pesqueros y el mejor pescado y marisco de España. No puede faltar un plato de pulpo a la gallega.

Dónde está Galicia

Galicia es la región más occidental del norte de España. Limita con Portugal al sur y con las regiones españolas de Asturias y Castilla y León al este. Está bañada por el océano Atlántico al oeste y por el mar Cantábrico al norte.

El territorio es predominantemente montañoso, con algunos picos de 2000 metros en la parte oriental. Las características peculiares del paisaje gallego son las numerosas rías que permiten que el mar se adentre en el interior, denominadas rías, y los ríos que atraviesan la región, tantos que ha sido apodado «el país de los mil ríos».

El clima gallego es oceánico, con temperaturas suaves en comparación con los países de la misma latitud del otro lado del Atlántico: el invierno no es duro y el verano no es tórrido.

Qué ver en Galicia

¿Te tienta la idea de visitar Galicia y buscas una lista de lugares de interés para organizar tu viaje? Hay muchas cosas que ver y hacer en esta fascinante región, pero estas son las atracciones que no debe perderse.

Santiago de Compostela

Destino final de la ruta a pie más famosa del mundo, Santiago de Compostela es una ciudad simbólica: el icono del final del viaje, de una empresa exitosa, de un sueño cumplido.

La principal atracción de la ciudad es su magnífica Catedral, construida entre 1075 y 1211 y modificada varias veces a lo largo de los siglos. La entrada es realmente monumental: el Pórtico de la Gloria es una verdadera obra maestra, decorada con 200 estatuas románicas que representan a poetas y apóstoles. Si realiza una visita guiada a la iglesia, también tendrá acceso a la azotea, desde donde podrá disfrutar de una espléndida vista de la ciudad.

También merecen una visita el Museo de la Catedral, el Museo das Peregrinacións e de Santiago, el Centro Gallego de Arte Contemporáneo y la Casa do Cabildo.

Cabo Fisterra

Si la Catedral de Santiago es el final oficial del Camino, para todos los peregrinos y caminantes no se puede decir que la experiencia haya terminado sin un desvío hacia Cabo Fisterra, un llamativo promontorio rocoso dominado por un solitario faro. El ritual consiste en quemar camisetas, calcetines u otros objetos que simbolicen la larga caminata realizada.

Debido a la belleza del lugar, que te hará sentir como si estuvieras en el fin del mundo, también es recomendable para aquellos que no han caminado a Santiago de Compostela y no tienen nada que quemar. El mejor momento es a última hora de la tarde: deténgase a admirar la puesta de sol, es realmente espectacular.

Vigo

La ciudad más poblada de Galicia no es uno de los lugares más pintorescos de la región, pero merece la pena visitarla por su característico barrio de Bouzas y sus atracciones de temática marítima: la calle de las Ostras, donde podrá disfrutar de ostras frescas sentado al aire libre; la lonja, una de las más grandes de Europa; el auditorio Mar de Vigo, un buen ejemplo de arquitectura contemporánea con una espléndida vista al mar.

La visita a Vigo es también una oportunidad para pasar un tiempo de relax en las Islas Cíes, famosas por su belleza salvaje.

La Coruña

El característico casco antiguo de La Coruña está encerrado en un istmo que se adentra en el océano con una costa salvaje y escarpada. Desde el centro se puede llegar a pie a la atracción más famosa de La Coruña, la Torre de Hércules: se trata de un antiguo faro romano, aún en uso.

Poco visitada por los turistas internacionales, La Coruña está, en cambio, llena de atractivos, como la casa en la que vivió Picasso de niño, un museo futurista de ciencia y tecnología, un Paseo Marítimo perfecto para pasear relajadamente y un original museo de fisiología.

Después de sus visitas culturales, explore el sabroso mundo de la cocina gallega en la zona de Pescaderia Vella, con su alta concentración de restaurantes de pescado.

Lugo

Una de las ciudades más interesantes para visitar en el interior de Galicia es Lugo, y la mejor manera de conocerla es recorriendo su atractivo más famoso: las murallas romanas. Construidas en el siglo III a.C., son un anillo de murallas de 2,2 km que rodean la parte antigua de la ciudad a una altura de 15 metros. Hay 85 torretas a lo largo de las murallas.

Costa do Morte

El tramo más impresionante del litoral gallego es el que va de Muros a Caión, justo por encima de La Coruña, conocido con el inquietante nombre de Costa do Morte. Solía asustar a los barcos que pasaban por sus peligrosas aguas, cuyas fuertes corrientes han provocado muchos naufragios, pero no hay nada que temer para quienes hoy admiran la belleza de esta costa remota y salvaje y sus playas vírgenes.

También merece la pena explorar el interior, un entramado de calles estrechas que conducen a los pastos y bosques que crecen en las suaves laderas de las verdes colinas intercaladas aquí y allá con antiguas iglesias y pequeños pueblos.

Pontevedra

Antaño una ciudad degradada, con problemas de contaminación, tráfico, desempleo y drogas, famosa sólo por ser el lugar donde se construyó la carabela Santa María, utilizada por Colón en su expedición a las Américas, Pontevedra se ha transformado radicalmente gracias a un proyecto urbanístico que en los años noventa limitó severamente el uso del automóvil.

Hoy en día, Pontevedra es una pequeña y acogedora ciudad a orillas del río, rica en historia, cultura y vitalidad. Pasear por las estrechas calles y plazas del centro de la ciudad sin el ruido de los coches y el riesgo de accidentes es realmente agradable: mucha gente se detiene para un breve descanso, pero luego, atraídos por las tiendas, mercados y cafés, deciden quedarse más tiempo.

Pontevedra es también un punto de partida ideal para explorar las Rías Baixas, una serie de rías en un bello entorno natural, donde han surgido los más famosos centros turísticos costeros de Galicia.