Menorca

Todo lo que necesitas saber sobre la maravillosa Menorca: las mejores playas, qué ver en la isla, dónde dormir y cómo moverse por la isla.

Menorca es quizás la isla menos turística de las Baleares, pero también es la que tiene el mar más bonito. El encanto de Menorca reside en sus numerosas playas y calas, situadas principalmente en la costa sur, y en su interior, salvaje y árido, formado por calles estrechas bordeadas por muros de piedra seca, granjas en medio de la vegetación mediterránea y pueblos típicos pintados de blanco.

Elegir Menorca como destino para unas vacaciones de verano significa pasar los días tumbado al sol, bañándose en aguas caribeñas, y pasear por la noche por el puerto, cenando en un restaurante típico o tomando una cerveza en el paseo marítimo. Menorca está a años luz de los excesos y las discotecas de Ibiza, el encanto hipster de Formentera y las influencias internacionales de Mallorca. Es un mundo aparte, que hay que visitar al menos una vez; y entonces seguro que se desea volver.

Cuándo ir a Menorca

Visitar Menorca en verano es la opción más natural, ya que es un destino principalmente costero. Sabemos que no es posible para muchos, pero si es posible evite julio y agosto y visítelo en junio: las temperaturas son unos grados más frescas, los días son muy largos (¡el sol se pone después de las 21:30!) y sobre todo las playas y calas no están demasiado concurridas.

Septiembre, o al límite mayo, son también buenas opciones, mientras que abril y octubre son meses en los que podrías encontrar un tiempo perfecto, pero también algunos días malos. En cualquier caso, muchos hoteles, tiendas y restaurantes cierran durante estos meses, ya que la isla se prepara para recibir a los veraneantes.

Por último, suponiendo que puedas llegar, ya que hay muy pocos vuelos y ferrys, también es posible visitar Menorca en invierno, pero la encontrarás casi completamente desierta, ya que sólo la habitan 90 mil personas. Sin embargo, encontrará un clima muy suave en comparación con el de Italia, con temperaturas medias que nunca bajan de los 10 grados centígrados y escasas precipitaciones.

Playas de Menorca

El punto fuerte de Menorca son sus hermosas playas. Hay muchas, pero ten en cuenta que muchas de ellas son pequeñas calas que se llenan de gente a primera hora de la mañana. Elegir las 5 mejores playas de Menorca es una tarea difícil, y seguramente cada uno tendrá sus propias preferencias. Pero estas son nuestras recomendaciones:

Cala Galdana

Cala Galdana es una playa en forma de media luna de unos 500 metros de longitud, situada en la costa sur de Menorca. A sus espaldas se encuentra el pueblo del mismo nombre, formado por un puñado de hoteles, apartamentos, residencias, apartahoteles y algunas tiendas, bares, restaurantes y minimercados: ideal para familias, sobre todo con niños pequeños, que pueden contar con todos los servicios y un mar espléndido.

La playa es de arena fina y en su mayor parte es gratuita, aunque hay algunos establecimientos de baño donde se pueden alquilar tumbonas y sombrillas. En la misma playa también hay algunos bares-restaurantes donde refrescarse, mientras que entre los servicios se encuentra el alquiler de barcas y pedales. Por último, es interesante aprovechar la sombra natural que proporcionan los árboles situados detrás de la playa.

Cala en Turqueta

Como se puede adivinar por el nombre, los tonos del mar de esta playa son principalmente turquesa. Un color increíble, que hace de Cala en Turqueta una de las playas más bonitas del Mediterráneo, con el previsible inconveniente de que en agosto es difícil encontrar un hueco libre para estirarse. De hecho, la playa sólo tiene un centenar de metros de longitud, aunque afortunadamente en un lado se extiende varios metros hacia el interior, aumentando el espacio disponible.

Para llegar a Cala en Turqueta, situada en la costa sur de Menorca a medio camino entre Cala Macarella y Son Saura, hay que tomar la carretera hasta el aparcamiento, dejar el coche o la moto y caminar durante un kilómetro aproximadamente por el bosque a través del camino marcado. Sin embargo, el paseo es sencillo y fácil, y apto para prácticamente todo el mundo. Recuerde que una vez que llegue a la playa no encontrará ningún servicio disponible, así que lleve su propia comida y agua.

Cala Mitjana

Otra cala en la costa sur, pero ciertamente no la enésima. Esta es Cala Mitjana, una de las playas más famosas de Menorca. Se encuentra junto a Cala Galdana, desde la que también se puede llegar a pie por un camino de aproximadamente un kilómetro que toca también Cala Mitjaneta, la «hermana pequeña» de Cala Mitjana.

Sin embargo, la forma tradicional de llegar a Cala Mitjana es tomar la carretera Me-22, que conecta Cala Galdana y Ferreries; justo antes de Cala Galdana se encuentra el aparcamiento para coches y motos: desde aquí, para llegar a la playa hay que caminar alrededor de un kilómetro y medio por el bosque. La playa en sí tiene poco más de 50 metros de longitud, pero afortunadamente se extiende hacia el interior, a lo largo del Barranc de Cala Mitjana.

Una vez llegados a nuestro destino nos encontraremos con un mar de colores indescriptibles, pero cuidado con el hecho de que no tendremos ni sombra natural ni servicios de ningún tipo, así que llevad paraguas, agua y comida a discreción; para los amantes de las emociones, las rocas de la izquierda de la playa son ideales, ya que permiten bucear desde una altura de algo menos de 10 metros.

Arenal d’en Castell

Arenal d’en Castell es un núcleo urbano situado en la costa norte de Menorca, no lejos de Fornells. Aquí encontrará muchos hoteles, apartamentos, tiendas y restaurantes, todo ello detrás de esta magnífica playa semicircular, amplia y de arena, donde podrá pasar un día de relax.

La playa está equipada con todos los servicios, y algunos establecimientos de baño ofrecen tumbonas y sombrillas de alquiler. El agua es de color azul claro, y el fondo marino es poco profundo y arenoso, y se inclina lentamente, por lo que es ideal para los niños, que pueden jugar y nadar con total tranquilidad. Otro punto a favor, la particular conformación de la bahía en la que se encuentra, hace que las aguas del Arenal d’en Castell estén siempre tranquilas.

Son Bou

Cerramos el top 5 de las mejores playas de Menorca con Son Bou, situada en la costa sur. Es una excepción en la isla, ya que es una playa de unos 2 kilómetros y medio de longitud y no una cala. En gran parte es playa libre, aunque hay algunos sectores habilitados para alquilar tumbonas y sombrillas. Detrás la vegetación es baja, poco más que arbustos, por lo que no se puede aprovechar ningún tipo de sombra natural: ¡trae una sombrilla si no quieres alquilar una!

A pesar de su longitud, la playa está casi completamente desprovista de servicios: sólo encontrará un par de bares-restaurantes, situados en la parte sur, cerca del pueblo, donde también hay un cómodo aparcamiento donde puede dejar su vehículo. En el extremo sur de la playa se encuentra finalmente la Basílica de Son Bou, las ruinas de una antigua basílica y necrópolis paleocristiana construida alrededor del siglo V-VI, muy fácil de visitar.

Qué ver en Menorca

Menorca ofrece un abanico de atractivos para visitar, muy útil para descansar de la vida de playa. Aquí están los mejores, para que no se pierda nada de unas vacaciones en la isla.

Mahón

Mahón, o Maò en catalán, es la capital de Menorca. Está situada en el extremo oriental de la isla y es también la sede del aeropuerto internacional de Menorca, así que aquí es donde aterrizarás y sería una pena no parar y explorar esta interesante ciudad llena de cosas que ver.

Situada al final de una bahía natural de varios kilómetros de longitud, la turística Mahón puede dividirse de forma simplista en una parte alta -el casco antiguo- y una parte baja -el paseo marítimo y el puerto-. Visite ambas zonas y no se sentirá decepcionado.

Entre las cosas más bonitas que ver en Mahón se encuentran la hermosa plaza del ayuntamiento, el convento y la iglesia del Carmen, y la Fortaleza de la Mola, o de Isabel II, un complejo militar situado en la península de la Mola, a la entrada del puerto de Mahón.

Dato: Según varios historiadores y expertos, Mahón es la cuna de la mayonesa, que toma su nombre de la ciudad.

Ciutadella

Ciutadella está situada en el extremo occidental de Menorca, y al igual que Mahón se encuentra al final de un puerto natural. Es la ciudad más poblada de la isla, con casi 30 mil habitantes, y es muy agradable de visitar durante el día y la noche. Además del bello puerto natural, que se puede visitar a pie o en barco, merece la pena dedicar unas horas a pasear por el casco antiguo, que serpentea alrededor de la plaza Nova o de la plaza España, hasta llegar a la catedral de Santa María, un imponente edificio de estilo gótico y neoclásico construido en 1300.

También merece la pena visitar el Museo Pintor Torrent, que alberga una colección permanente de José Roberto Torrent Prats, uno de los artistas locales más famosos.

Binibeca Vell

El pequeño pueblo de Binibeca Vell («Binibeca vieja» traducido del catalán) está situado en la costa sureste de Menorca, y forma parte del municipio de San Luis. Es un pequeño pueblo de pescadores creado en los años 60 por el Ministerio de Turismo.

Pasear por las laberínticas calles de Binibeca Vell es muy agradable, las casas son todas bajas y blancas en perfecto estilo isleño, y aquí y allá encontrarás tiendas, bares y restaurantes, animados tanto de día como de noche. El pueblo se desarrolla alrededor de una pequeña cala, por lo que el contraste entre el blanco de las casas y el azul del mar es realmente impresionante.

Junto a Binibeca Vell se levanta la zona costera de Binibeca, que incluye también la playa del mismo nombre, de unos 200 m de longitud, y la pequeña Cala Torret.

Parc Natural de s’Albufera des Grau

El Parc Natural de s’Albufera des Grau está situado en el noreste de Menorca. Es una laguna de agua salada que abarca 5.100 hectáreas y es el principal humedal de la isla. El parque natural, creado en 1995 y ampliado en 2003, contiene los principales hábitats de Menorca: bosques, estanques, dunas, praderas e islotes. Un gran número de animales viven allí sin ser molestados, algunos de los cuales son endémicos, como la lagartija balear.

La reserva es muy salvaje, pero hay 3 rutas de senderismo que permiten recorrerla a lo largo y ancho, aptas para todos. Hay que tener en cuenta que dentro del parque no hay instalaciones donde comer o servicios, por lo que hay que llevar todo lo necesario.

Fuerte Marlborough

A pocos kilómetros al sur de Mahón, junto a la Cala di Sant Esteve, se alza el Fuerte Marlborough, una antigua fortaleza construida entre 1720 y 1726 por los británicos para proteger el puerto de la ciudad. Toma su nombre de un general inglés que vivía en esa época, Sir John Churchill, duque de Marlborough.

La fortaleza, de planta heptagonal (es decir, con 7 lados), se puede visitar por dentro; en el nivel superior de las murallas se puede disfrutar de una espléndida vista de Mahón y su puerto. El recorrido traslada a los visitantes a la época en que la fortaleza estaba sitiada, y representa la historia de Menorca y de toda Europa con soldados uniformados y efectos especiales con tecnología.

Dónde dormir en Menorca

Elegir dónde dormir en Menorca no es tan sencillo. Hay dos ciudades principales, Mahón y Ciutadella, pero desgraciadamente están situadas en extremos opuestos de la isla, por lo que ambas se levantan en una posición descentralizada. Entre las dos, quizá sea mejor elegir Mahón, ya que es aquí donde se encuentra el aeropuerto internacional.

Las playas más bonitas de Menorca se encuentran en la costa sur, por lo que es aquí donde debe alojarse si su intención es pasar días enteros entre sol y mar. Cala Galdana, por ejemplo, podría ser un buen compromiso: tendrás la playa del mismo nombre en la puerta, puedes ir andando a Cala Mitjana, y el pueblo es lo suficientemente grande como para ofrecerte muchas opciones en cuanto a bares y restaurantes.

San Jaime Mediterráneo también es adecuado para los amantes de la playa, ya que está muy cerca de la hermosa Son Bou, a la que también se puede llegar a pie. Si quieres estar equidistante de todo, elige dormir en Ferreries, Es Mercadal o Alaior. Estos pueblos están situados en el interior de la isla, alejados del mar pero con todos los servicios, situados a lo largo de la autopista Me-1 y por tanto bien comunicados, en estos lugares de media los precios son más baratos que en el resto de la isla.

Hoteles recomendados en Menorca

Cómo llegar a Menorca

Se puede llegar fácilmente a Menorca desde Italia en avión en poco menos de dos horas. Si está en España también puede llegar en barco, gracias a los puertos de Mahón y Ciutadella.

En avión

El aeropuerto de Menorca está situado a 5 kilómetros del centro de Mahón, la capital de la isla. Es pequeño, pero por su tamaño tiene mucho movimiento: maneja unos 3,5 millones de pasajeros al año.

En verano son muchas las compañías que vuelan hasta allí, pero durante la temporada de invierno sólo permanecen activos un puñado de vuelos desde y hacia España. En cuanto a las conexiones con Italia, hay varias compañías aéreas, como Alitalia, Blue Air, Blue Panorama, Easyjet, Neos, Volotea y Vueling, con rutas a la mayoría de los aeropuertos italianos.

En barco

Durante la temporada alta, hay más de 60 conexiones con España cada semana, operadas por las compañías Balearia, Transmediterranea y Corsica Ferries, con salidas y llegadas desde Ciutadella y Mahón.

Desde Ciutadella hay rutas hacia y desde Alcudia (Mallorca) y Barcelona, mientras que desde Mahón salen y llegan barcos hacia y desde Barcelona, Palma de Mallorca y Valencia.

Cómo moverse por la isla

Menorca es fácil de recorrer con un coche de alquiler, que se recoge directamente en el aeropuerto o en los puertos. Moverse por la isla por su cuenta es muy fácil, ya que sólo hay una carretera que cruza la isla de este a oeste, la Me-1. Además, el alquiler de coches proporciona la libertad necesaria para visitar todas las calas y playas: el transporte público conecta eficazmente las ciudades y pueblos, pero no se detiene en la mayoría de las playas.

No subestime la posibilidad de alquilar una scooter o una moto, especialmente una grande, ya que es más fácil aparcar en Mahón o Ciutadella, pero también en los aparcamientos de las playas.