Museo Thyssen-Bornemisza

Una excepcional colección de arte reunida por dos barones alemanes se expone en el Museo Thyssen-Bornemisza, una atracción cultural ineludible en Madrid.

A pocos pasos del Museo del Prado hay otra galería de arte muy famosa en Madrid, el Museo Thyssen-Bornemisza: visitarlo equivale a un fascinante viaje por la pintura europea desde la Edad Media hasta finales del siglo XX.

Fruto de la pasión por el arte y el coleccionismo de los barones del Thyssen-Bornemisza, que en sólo dos generaciones consiguieron reunir más de mil obras de excepcional valor, el museo cuenta con extraordinarias obras de artistas de la talla de Duccio, Van Eyck, Durero, Caravaggio, Rubens, Monet, Van Gogh, Gauguin, Kirchner, Mondrian, Klee, Hopper, Dalí o Lichtenstein.

Con la apertura de este museo en 1992, la ciudad de Madrid consiguió unir en el espacio de un kilómetro tres prestigiosos museos que, en conjunto, representan un completo recorrido por la historia del arte europeo. Auténtica meca para los amantes del arte, el Museo Thyssen-Bornemisza es una atracción de primer orden para todos los turistas de vacaciones en Madrid.

  • Cómo llegar
  • Entradas
  • Servicios
  • Dirección
  • Contacto
  • Horario
  • Transporte

Ubicación e historia

¿Por qué un nombre alemán para un museo español? La razón se remonta a una apasionante saga familiar que comenzó con el empresario alemán August Thyssen, fundador de un imperio industrial en el sector del hierro y el acero: con la intención de iniciar una colección de esculturas, encargó al artista Auguste Rodin la creación de siete estatuas de mármol, cuatro de las cuales se exponen hoy en el museo.

Su hijo Heinrich, que adquirió el título de barón Thyssen-Bornemisza al casarse con la hija de un noble húngaro, era un apasionado del arte y en sólo veinte años consiguió reunir 525 obras de gran valor. En 1932, decidido a encontrar un hogar adecuado para su creciente colección, adquirió la elegante Villa Favorita en Lugano.

A su muerte, las obras de arte se dispersaron entre sus herederos, pero su hijo Hans Heinrich, el único interesado en continuar la labor de coleccionismo de su padre, las fue comprando una a una.

Con el paso de las décadas, Villa Favorita resultó insuficiente para las necesidades de una colección en constante crecimiento. Entre las ofertas que recibió de varios países del mundo, fue la del gobierno español la que convenció al Barón: una elegante vivienda a un paso del famoso Museo del Prado, reconocido internacionalmente como uno de los más importantes del mundo.

Así, en 1992, se inauguró el Museo Thyssen-Bornemisza, de titularidad estatal, en un emplazamiento que realza el inestimable valor de la colección.

Desde 2004, se ha incorporado la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, con más de 200 obras en depósito expuestas en 16 nuevas salas, ampliando los estilos y géneros ya presentes en el núcleo original de la colección permanente.

Qué ver en el Museo Thyssen-Bornemisza

Podría decirse que la colección del Museo Thyssen-Bornemisza completa el patrimonio artístico de los dos museos más famosos de Madrid, el Prado y el Reina Sofía: por sí sola cubre todo el lapso de tiempo que se expone en los dos museos, con obras que van del siglo XIV al XX, pero desarrolla movimientos y corrientes que sólo están representados marginalmente en los otros dos museos.

Un ejemplo llamativo es la pintura italiana del siglo XIV, totalmente ausente en el Prado y el Reina Sofía, que está representada aquí por «Cristo y la samaritana» de Duccio di Buoninsegna.

La colección ecléctica, fruto de la evolución del gusto personal de los barones Thyssen-Bornemisza, incluye obras de la primera escuela flamenca, una selección de retratos del siglo XV y una importante selección de pinturas de paisaje y de género.

Entre los estilos y movimientos más recientes que se exponen en el museo se encuentran el Impresionismo y el Postimpresionismo, las Vanguardias, el Fauvismo, el Expresionismo, el Surrealismo, la Abstracción y el Arte Pop.

Además, la visita al Museo Thyssen-Bornemisza es una oportunidad única en Europa para contemplar obras de la pintura norteamericana del siglo XIX.

Itinerario recomendado

Para visitar la colección del museo en orden cronológico y ver cómo ha evolucionado el arte a lo largo de los siglos, comience en la segunda planta, baje a la planta inferior y, finalmente, a la planta baja.

5 obras maestras que no debe perderse

De las innumerables obras notables del Museo Thyssen-Bornemisza, hemos seleccionado cinco que no puede dejar de ver:

  • Retrato de caballero: uno de los primeros retratos de cuerpo entero de la historia de la pintura europea, pintado por el artista veneciano Carpaccio en 1510 y durante mucho tiempo atribuido erróneamente a Durero. El sujeto representado es probablemente Francesco Maria della Rovere, duque de Urbino.
  • Les Vessenots: una de las últimas obras de Van Gogh, pintada en 1890. El cuadro representa el paisaje de Auvers-sur-Oise, un pequeño pueblo a 35 km al norte de París. La representación del paisaje es totalmente subjetiva y saca a la luz los sentimientos internos del artista, desgarrado por emociones contradictorias como un fuerte sentimiento de libertad y soledad durante las últimas semanas de su vida.
  • Mata Mua (Érase una vez): un homenaje a la vida primitiva anhelada por el autor, el francés Paul Gauguin, que viajaba a Tahití en busca de inspiración artística entre los pueblos primitivos al margen de la modernización. La obra representa un paisaje idílico en el que un grupo de mujeres adora a la diosa de la luna.
  • Habitación de hotel: la soledad de las ciudades modernas está eficazmente representada en esta obra de Edward Hopper, la primera de una serie de óleos ambientados en varios hoteles que muestran la evidente fascinación del artista por los viajes. Es increíble pensar que esta obra, capaz de sintetizar un aspecto característico de la sociedad contemporánea, data de 1931.
  • Mujer en el baño: versión moderna de la Venus del baño, esta obra de 1963 es de Roy Lichtenstein, el pintor que llevó el Pop Art a su máxima expresión artística. La imagen, claramente inspirada en el cómic, está realizada con la técnica del punto Benday, firma estilística de Lichtenstein.

Información práctica para visitar el Museo Thyssen-Bornemisza

Aquí tiene toda la información que necesita para planificar su visita a uno de los tres museos más importantes de Madrid.

Cómo llegar

El Museo Thyssen-Bornemisza está situado en pleno centro de Madrid y se puede llegar a él mediante varias líneas de autobús, la L2 de metro y el tren. Si ha alquilado un coche, encontrará el aparcamiento de Las Cortes a poca distancia del museo.

Entradas

La entrada al Museo Thyssen-Bornemisza incluye también las exposiciones temporales; sólo se puede comprar la entrada a las exposiciones. Hay descuentos para jóvenes, pensionistas y discapacitados. Los lunes, de 12 a 16 horas, la entrada es gratuita.

El museo forma parte de la ruta del Paseo del Arte, que también incluye el Museo del Prado y el Museo Nacional Reina Sofía: si piensa visitar los tres museos puede comprar una entrada combinada que le permitirá ahorrar dinero.

Servicios

Los siguientes servicios están disponibles:

  • audioguía
  • guardarropa
  • wifi
  • cajero automático
  • vestuario
  • cafetería y restaurante
  • terraza con vistas al jardín