Museo Nacional Reina Sofía

Descubre el brillo, el capricho y la complejidad del arte contemporáneo en el Museo Reina Sofía y admira obras maestras de Picasso, Miró y Dalí.

Donde acaba el Prado de Madrid, empieza el Museo Nacional Reina Sofía: si el primero es el templo de la pintura española y europea de los siglos XIII al XIX, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, a menudo abreviado como Museo Reina Sofía, es una de las colecciones de arte moderno y contemporáneo más importantes del mundo, con obras que van desde finales del siglo XIX hasta la actualidad.

Abierto al público en 1990, no puede presumir de la historia bicentenaria del Museo del Prado, pero el Reina Sofía también cuenta con una colección de incalculable valor.

Lo más destacado del museo son las obras maestras de los tres grandes artistas españoles del siglo XX, Picasso, Miró y Dalí. Los temas y tendencias del arte contemporáneo y moderno se exploran en interesantes y concurridas exposiciones temporales.

De todas las 21.000 obras que posee el museo, los turistas de todo el mundo acuden aquí para ver una en particular: sólo dos años después de su fundación, el Museo Reina Sofía consiguió adquirir el Guernica, la obra maestra de Pablo Picasso considerada un manifiesto contra la violencia de los regímenes dictatoriales y las guerras.

Además de ser una de las principales atracciones turísticas de Madrid, el Reina Sofía es también un lugar de investigación y experimentación, con una biblioteca y un centro de documentación bien dotados.

¿Cuánto tiempo se tarda en visitar el Museo Reina Sofía?

Una o dos horas son suficientes para recorrer las salas del museo y ver las principales obras. Una visita en profundidad requiere un mínimo de dos horas. Tenga en cuenta que se trata de una atracción muy famosa, por lo que deberá tener en cuenta las posibles colas de entrada.

Ubicación e historia del Museo Reina Sofía

La ubicación original del Museo Reina Sofía era un antiguo hospital del siglo XVIII, diseñado por el arquitecto italiano Francesco Sabatini. La decisión de convertir el Centro de Arte Reina Sofía en un museo nacional se remonta a 1988, con el objetivo de reunir todas las colecciones de arte moderno y contemporáneo del Estado bajo un mismo techo.

El núcleo original de la colección del nuevo museo procede del Museo Español de Arte Contemporáneo, que estuvo abierto desde 1894 hasta 1988. La colección se ha ido ampliando a través de donaciones, legados y adquisiciones, hasta el punto de tener que construir un nuevo edificio para albergar el creciente número de obras del museo.

El edificio Nouvel, llamado así porque fue diseñado por el arquitecto Jean Nouvel, se inauguró en 2005. El museo cuenta con otras dos sedes, ambas en el Parque del Retiro (Palacio de Cristal y Palacio de Velázquez), que se utilizan para exposiciones temporales.

Qué ver en el Museo Nacional Reina Sofía

Las Colecciones del Museo

El inmenso patrimonio del Museo Reina Sofía está dividido en tres secciones, que vistas en secuencia le darán una visión histórica del arte europeo desde 1900 hasta la década de 1980. El excursus histórico continúa hasta la actualidad con exposiciones temporales.

Cronológicamente, la primera colección es La irrupción del siglo XX: utopía y conflictos, con obras desde finales del siglo XIX hasta 1945 que exploran el conflicto entre una Modernidad entendida como progreso y el cuestionamiento de esta ideología a nivel social, político, cultural y artístico. Las vanguardias, el cubismo, el dadaísmo y el surrealismo son los grandes movimientos artísticos de este periodo.

Aquí se encuentran las obras de los «tres grandes» de la pintura moderna española, Picasso, Dalí y Miró, y es en la sala 206 de la segunda planta donde hay que buscar el famoso Guernica.

¿Ha terminado la guerra? El arte en un mundo dividido incluye obras creadas entre 1945 y 1968, un periodo fuertemente marcado por la oposición entre el bloque socialista (URSS) y el bloque capitalista (EEUU).

Se pueden admirar las obras de artistas españoles pertenecientes a los grupos El Paso y Equipo 57 y de artistas internacionales como Francis Bacon, Lucio Fontana y Henry Moore.

La tercera colección, De la revuelta a la posmodernidad, abarca los años 1962-1982: la descolonización, el movimiento feminista, las revueltas del 68, la crisis económica y el desarrollo de la cultura popular marcaron la historia de este periodo de veinte años.

El arte diversifica sus propuestas, alcanzando niveles de excentricidad y cripticismo que cuestionan la propia definición de arte. Esta es quizás la sección más difícil de entender, pero las obras de Luis Gordillo, Sol LeWitt, Pistoletto, Dan Flavin y el grupo Zaj bien merecen su tiempo.

Guernica

Creado por Picasso en 1937, el Guernica es una obra extraordinaria que, con su fuerza dramática, consigue perturbar incluso al público contemporáneo más astuto, acostumbrado a ver los horrores de la guerra en la televisión.

Ya en la cúspide de su fama, Picasso acepta una invitación del Gobierno republicano español para pintar una obra que represente a España y que se exponga en la Exposición Universal de París.

Realizada en sólo dos meses, esta obra monumental narra el drama de la ciudad vasca de Guernica, en el norte de España, arrasada por un bombardeo nazi durante la Guerra Civil española. Con esta obra el artista nos ha dejado un testimonio que vale más que 1000 fotos.

Algunas cifras y curiosidades sobre el Guernica:

  • El lienzo de yute crudo sobre el que se creó la obra tiene 28 metros cuadrados.
  • La obra debe leerse de derecha a izquierda.
  • Una reproducción del Guernica se expone en el pasillo que conduce a la sala del Consejo de Seguridad de la ONU.
  • Tras la Exposición Internacional de París, el cuadro se expuso en el MoMa de Nueva York durante varios años; volvió a España ocho años después de la muerte de Picasso, en 1973, pero sólo desde 1992 se exhibe en el Reina Sofía.

Consejo

El Guernica es una atracción mundialmente conocida y la mayoría de los turistas visitan el Museo Reina Sofía con el único propósito de ver este famoso cuadro, lo que significa que durante las horas punta es imposible admirarlo con tranquilidad: tendrá que abrirse paso entre decenas de otros turistas.

Visite el museo dejando esta obra maestra para el final: si llega en horario de cierre podrá compartir esta maravilla con unas cuantas personas más.

5 obras maestras que no debe perderse

El Guernica es sin duda la «estrella» del Reina Sofía, pero en el museo se exponen otras obras maestras que, al igual que la famosa obra de Picasso, son verdaderos pilares de la historia del arte contemporáneo.

He aquí 5 obras que debe ver durante su visita al Museo Reina Sofía:

  • El Gran Masturbador: una de las obras más brillantes y a la vez delirantes de Dalí, realizada en 1929. Mezcla con una extraordinaria habilidad técnica y visionaria los temas y obsesiones típicos del maestro español: el psicoanálisis, la felación, los símbolos fálicos, los elementos autobiográficos, las formas blandas, los saltamontes y las citas eruditas (aquí las referencias son al Bosco y a Dante Gabriel Rossetti). Otra obra de Dalí que no debe perderse es La chica de la ventana.
  • Mujer en azul: el «fracaso» de Picasso, que vio cómo su obra era rechazada por la crítica en 1901. Hoy representa un precioso testimonio de los inicios de la investigación que llevaría al artista a desarrollar su inconfundible estilo.
  • Hombre con pipa: creado por Joan Mirò en 1925 durante una estancia en París, periodo en el que el artista se acercó más a la poética del surrealismo. Esta obra es la que mejor expresa la libertad creativa concedida por el movimiento surrealista.
  • La caída de Barcelona: La Guerra Civil inspiró no sólo a Picasso, sino a muchos otros artistas españoles. Es famosa la trilogía de Le Corbusier sobre la guerra civil, entre la que se encuentra este cuadro de 1939, creado tras la noticia del bombardeo de la ciudad catalana. A través de la descomposición de los cuerpos, esta obra expresa eficazmente la fuerza destructiva de la guerra.
  • Gran Profeta: no sólo se exponen pinturas en el Reina Sofía, sino también esculturas, como esta extraordinaria obra vanguardista de Pablo Gargallo, uno de los mayores escultores españoles del siglo XX. Aunque amaba la tradición, fue un gran innovador, recordado sobre todo por su lectura inversa de la realidad en la que las partes cóncavas se transforman en convexas.

Información práctica para visitar el Museo Nacional Reina Sofía

Aquí tiene toda la información que necesita para organizar su visita a uno de los museos más bellos de Madrid.

Entradas

La entrada al Museo Reina Sofía incluye la visita a las colecciones del museo y a las exposiciones temporales; es posible comprar la entrada sólo a las exposiciones temporales. En algunos días festivos, los domingos por la mañana y durante las horas de cierre, la entrada al museo es gratuita.

Puede visitar el museo por su cuenta o participar en una visita guiada.

Cómo llegar

Puede llegar al museo en autobús, metro (L1 y L3) y tren (estación de Atocha); si ha alquilado un coche, hay dos aparcamientos públicos cercanos. Desde los edificios principales se puede llegar a las oficinas del Parque del Retiro con un paseo de 20-25 minutos.

Servicios

El Museo Reina Sofía cuenta con numerosos servicios destinados a hacer más cómoda la experiencia del visitante, entre ellos:

  • guardarropa
  • wifi
  • dos cafeterías y restaurantes
  • audioguías y radioguías
  • librería
  • acceso para discapacitados