Lavapiés

Meca de los amantes de la cocina étnica y la cultura contemporánea, Lavapiés es un animado barrio obrero de Madrid que merece la pena visitar.

¿Tiene curiosidad por descubrir el Madrid multiétnico? Visite Lavapiés, el barrio de la capital española que divide a sus visitantes en entusiastas admiradores y fervientes detractores. O lo amas o lo odias, así es como se describe generalmente a Lavapiés.

Su encanto no reside en la magnificencia propia de los barrios más turísticos de Madrid, sino en su viveza: Lavapiés es un barrio pintoresco, un laberinto de calles estrechas y casitas donde se mezclan olores y colores de todo el mundo.

Antiguamente era un gueto judío y el nombre del barrio procede de una fuente que utilizaban los fieles judíos para lavarse los pies antes de entrar en la sinagoga.

¿Qué hace que Lavapiés sea interesante para los turistas? Es el reino indiscutible de la cocina étnica, donde se pueden comer los mejores kebabs de Madrid y degustar la cocina india, marroquí, senegalesa y otras muchas nacionales; la vida nocturna se anima con ritmos árabes, africanos y latinoamericanos.

Además, el distrito es sumamente interesante para los amantes del arte y la cultura, ya que aquí hay una increíble cantidad y variedad de centros culturales, librerías, cines y teatros. Después de rendir homenaje a los monstruos sagrados de la historia del arte en los grandes museos de Madrid, es imprescindible acudir a Lavapiés para explorar el fermento de las nuevas expresiones artísticas en las más diversas disciplinas.

¿Es Lavapiés peligroso?

Muchos turistas temen que, al ser una zona densamente poblada y con predominio de inmigrantes, Lavapiés sea un barrio peligroso.

Desgraciadamente, Lavapiés tiene fama de ser un barrio malo y degradado, pero esto no es más que una herencia de los años posteriores a la guerra civil: basta con tomar las precauciones normales que se utilizan durante las vacaciones en las grandes ciudades y utilizar el sentido común para evitar molestias y percances.

Qué hacer en Lavapiés

Lavapiés es la zona perfecta para un paseo urbano sin más pretensiones que embriagarse con los olores, los colores y los sonidos: en una palabra, con la viveza de la vida cotidiana.

No hay estatuas ni edificios elegantes que fotografiar: el elemento arquitectónico típico del barrio son las corralas, casas populares construidas alrededor de un patio. Sin embargo, paseando por el barrio, se puede hacer un sinfín de pequeños descubrimientos emocionantes.

Hablando de edificios, si te interesa conocer más sobre este popular barrio, no te pierdas el que sin duda es uno de los mejores ejemplos de corralas: lo encontrarás en el cruce de la calle Tribulete con la calle Mesón de Paredes.

Una visita obligada durante un paseo por Lavapiés es también un tentempié en uno de los muchos restaurantes y quioscos étnicos, mientras que para tomar una copa elige uno de los bares de la calle Argumosa, donde muchos madrileños se reúnen para charlar con los amigos.

Mercado de San Fernando

Un lugar interesante para tomar un tentempié o comprar productos frescos es el Mercado de San Fernando, un mercado cubierto fundado en 1944 y recientemente renovado. Menos famoso que el cercano Mercato del Rastro, es muy popular entre los locales.

El exterior es imponente y austero y es difícil imaginar el ajetreo de la actividad que se desarrolla en el interior. Además de comida para cocinar o ya preparada, también se puede comprar artesanía, ropa y… ¡libros a montones!

Esta última es la original propuesta del puesto de libros usados La Casquería: eliges los libros que te gustan, los pones en la balanza, se establece el precio, los compras. Divertido, ¿no?

La vida cultural en Lavapiés

Puede que no cuente con los grandes museos del Paseo del Arte, pero Lavapiés puede calificarse -sin exagerar- como un hervidero de arte y cultura, gracias a la altísima concentración de centros culturales, teatros y cines, librerías, eventos y proyectos de promoción cultural.

Basta con mencionar el proyecto Barrio de Teatros para tener la medida de la efervescencia cultural que anima Lavapiés: se trata de una iniciativa de promoción del teatro que reúne a 14 salas diferentes, muy distintas en ubicación y programación.

El más conocido de los centros culturales del barrio es La Casa Encendida, un edificio monumental de estilo neomudéjar, un estilo artístico típico del Madrid del siglo XIX.

Las numerosas salas del centro, que ocupan una superficie total de 6.000 metros cuadrados en cuatro plantas, acogen talleres, representaciones teatrales, proyecciones cinematográficas, exposiciones y otros actos culturales: se da cabida a todos los modos de expresión, haciendo hincapié en la vanguardia. La terraza de la última planta se utiliza como cine al aire libre en los meses de verano.

Una antigua fábrica de tabaco se ha convertido en La Tabacalera, otro centro cultural muy activo en el barrio, dirigido por una asamblea de vecinos, que organiza actos culturales muy queridos por los vecinos.

Realmente bonito, con un encanto romántico y nostálgico, es el Cine Doré, inaugurado en 1923: actualmente es la sala de proyección de la Filmoteca Española, el archivo histórico del patrimonio cinematográfico español. Las interesantes proyecciones son realmente baratas; si no entiendes el español, aún así vale la pena venir a ver este edificio histórico desde fuera.

En este barrio también se encuentra el Teatro Circo Price, el circo permanente de Madrid, alojado en una antigua fábrica de galletas. Fundado en 2002, se utiliza para espectáculos de circo y mucho más: acoge conciertos, exposiciones, talleres, espectáculos de teatro y danza.

Eventos en Lavapiés

Lavapiés no es ciertamente un barrio dormitorio; al contrario, late con energía y vitalidad. Además de los centros culturales muy activos, la vida del barrio se anima con los numerosos eventos culturales y gastronómicos que se organizan a lo largo del año.

No hay que perderse las fiestas tradicionales, que aquí se viven con auténtica pasión y participación. Si quiere adentrarse en el corazón de la cultura festiva madrileña, visite Lavapiés durante las fiestas de San Lorenzo, entre el 9 y el 11 de agosto.

Más recientes son el Festival de Cine de Lavapiés y Tapapiés, una ruta de tapas por las calles del barrio que se celebra cada otoño.