Cuenca

En la región de Castilla-La Mancha, a menos de dos horas de Madrid, hay una ciudad que parece salida de un libro de cuentos: Cuenca. ¡Único y encantador!

En el interior de España, a sólo 170 km de Madrid, hay una encantadora ciudad que parece estar suspendida entre las rocas: Cuenca, cuyo centro histórico está encaramado en un promontorio en la intersección de dos profundas gargantas.

La parte nueva de la ciudad se encuentra al pie de la colina y tiene poco interés, pero el centro es otra historia. Los edificios históricos están perfectamente integrados en la naturaleza que los rodea, casi como si fueran una continuación espontánea de la misma, y las estrechas calles se aprietan entre casas muy altas con balcones de madera que dan al desfiladero, que se han convertido en las llamadas «casas suspendidas» por su posición tan especial.

Por su admirable fusión de naturaleza y arquitectura, Cuenca ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y se ha convertido en una de las excursiones de un día más populares desde Madrid.

Quédese un poco más: palacios medievales, un puente moderno construido sobre los arcos de piedra de un puente antiguo, vistas espectaculares e interesantes museos, entre ellos dos que no debe perderse. Si es un alma romántica, no se pierda un paseo nocturno para admirar las famosas casas de los acantilados, ingeniosamente iluminadas; si prefiere un subidón de adrenalina, escale las paredes rocosas locales o explore las gargantas del valle con un instructor de barranquismo.

Qué ver en Cuenca

Empieza a soñar con tus vacaciones en Cuenca marcando los lugares imprescindibles.

Casas Colgadas

El principal atractivo de Cuenca son las Casas Colgadas, que se han convertido en un símbolo de la ciudad.

Se trata de antiguas casas encaramadas a una de las paredes que forman la hoz del río Huécar y con hermosas terrazas de madera. Dependiendo de cómo se miren, pueden parecer una continuación natural de la roca o una construcción hecha por el hombre en precario equilibrio.

La mejor vista de las fachadas de las Casas Suspendidas es desde el Puente de San Pablo, un vertiginoso puente de hierro y madera construido en 1902 para sustituir a un antiguo puente de piedra de cinco arcos que data del siglo XVI. Al igual que el anterior, el nuevo Puente de San Pablo permite cruzar la hoz del Huécar, uniendo el casco antiguo con el antiguo Convento de San Pablo (hoy hotel de lujo).

Museo Español de Arte Abstracto

En el pasado, las casas colgantes ocupaban toda la cresta de la muralla, pero hoy sólo quedan tres de las casas originales. Uno de ellos alberga el mejor museo de Cuenca: el Museo Español de Arte Abstracto.

El interior del museo no parece tener nada que ver con el aspecto de templo tibetano que caracteriza las fachadas de las Casas Colgadas: las galerías son amplias y están bien iluminadas, y la exposición está bien comisariada.

La colección del museo, una de las más interesantes de Europa, incluye obras de los artistas abstractos más importantes de España, como Fernando Zóbel (fundador del museo), José Guerrero, Antoni Tàpies y Eusebio Sempere. También se exponen los retratos de Brigitte Bardot y Felipe II realizados por Antonio Saura.

Catedral de Cuenca

La magnífica catedral de Cuenca tiene una impresionante fachada que parece muy antigua: en realidad es una construcción neogótica de 1902, pero su «joven» edad no le resta encanto.

El resto del edificio es auténticamente antiguo: la iglesia se construyó en 1177, durante la Reconquista, en el emplazamiento de la antigua mezquita mayor de Cuenca. En el interior se pueden admirar hermosos claustros y un techo de madera pintado en colores pastel.

Cerro del Socorro y Mirador

Desde el Parador de Cuenca parte un sendero de unos 3 km que lleva al Cerro del Socorro, la estatua del Cristo Redentor que domina el cerro frente a la Hoz del Huécar. Por la noche se puede ver iluminado sin ningún esfuerzo, pero merece la pena subir a la cima.

El sendero es mayoritariamente sombreado y la vista tanto a lo largo del camino como desde el Mirador a los pies de la estatua es realmente espectacular. El camino está marcado por 14 estaciones que recuerdan el Vía Crucis.

Túnel Alfonso VIII

Puede que piense en Cuenca como una ciudad en lo alto de una colina, que se admira mirando hacia arriba, pero la ciudad también tiene una dimensión subterránea que descubrir: una red de pasadizos y túneles bajo el centro histórico que sirvieron como acueductos, criptas y refugios antiaéreos durante la Guerra Civil española.

Recientemente restaurados y equipados con pasarelas y paneles explicativos, sólo se pueden visitar con una visita guiada en español, ¡muy recomendable!

Museo de la Semana Santa

¿Nunca ha conseguido organizar unas vacaciones en España durante la Semana Santa? Consuélate con una visita al Museo de la Semana Santa de Cuenca: es lo más cerca que estarás de vivir las emocionantes celebraciones de Semana Santa que tienen lugar en todo el país.

Repartido en dos plantas, es un museo audiovisual en el que se pueden ver numerosas películas sobre las procesiones que se celebran en la localidad y admirar una colección de trajes de desfiles religiosos, cruces y objetos de arte sacro.

Ruinas del Castillo de Cuenca

Queda poco, pero sigue siendo una vista impresionante. El Castillo de Cuenca es una fortaleza cristiana construida en la época de Felipe II (siglo XVI) como ampliación de una muralla árabe del siglo X. Actualmente, se pueden ver algunos tramos de las murallas, dos torres y el Arco de Bezudo, el majestuoso arco que marcaba la entrada a la ciudad.

Museo Fundación Antonio Pérez

Fascinados por los famosos edificios históricos, pocos turistas se molestan en descubrir el lado moderno de Cuenca. Es una pena, porque la ciudad es un importante centro de arte moderno en España, lleno de galerías y de fermento cultural.

Para los amantes del arte moderno, el museo imprescindible de Cuenca es la Fundación Antonio Pérez, ubicada en el antiguo Convento de Las Carmelitas.

La colección de este enorme museo incluye una amplia selección de obras de Antonio Saura y de artistas de las décadas de 1950 y 1960, así como algunas obras del más famoso artista pop internacional, Andhy Warhol. Prepárese para todo: algunas de las obras de este museo le divertirán, otras le inspirarán y otras probablemente le dejarán perplejo.

Otras atracciones en Cuenca y sus alrededores

Para conocer más a fondo Cuenca, tómate tiempo para visitar la Ermita de Nuestra Señora de las Angustias y la Iglesia de San Miguel. La Plaza Mayor, la principal plaza del centro histórico, es el corazón de la vida de la ciudad y es inevitable pasar por ella: deténgase un momento para admirar sus bellos edificios, entre ellos el Ayuntamiento.

Cerca de Cuenca, la atracción obligada es la Ciudad Encantada, a unos 36 km. No tiene ninguna relación con la película homónima de Miyazaki, pero le dejará sin palabras al igual que la oscarizada obra maestra de animación: se trata de un camino de esculturas rocosas que se formaron como resultado de un fenómeno natural kárstico. Algunas de estas rocas han adoptado formas que recuerdan a seres vivos y construcciones humanas, como un perro, una foca, setas, una tortuga y un convento.

La zona de Cuenca también es ideal para los amantes de las vacaciones activas: hay muchas actividades al aire libre para disfrutar, como la escalada, el senderismo y el barranquismo.

Mapa

En el siguiente mapa puede ver la ubicación de los principales lugares de interés mencionados en este artículo

Dónde alojarse en Cuenca

Aprovechando la proximidad a Madrid, muchos turistas visitan Cuenca en una excursión de un día. Es una pena, porque las particularidades que han hecho famosa a esta ciudad se aprecian mejor cuando se pone el sol y los edificios históricos se iluminan espectacularmente. El espectáculo de las casas colgadas por la noche no tiene precio.

Para dormir en Cuenca puedes optar por alojarte en el casco antiguo o en el nuevo: ambas soluciones tienen ventajas e inconvenientes.

El casco antiguo, o la parte alta de la ciudad, se recomienda para aquellos que buscan algo romántico y encantador. Llegar a ella en coche es sin embargo muy incómodo, por lo que para los que viajen en vehículo privado recomendamos dormir en la ciudad nueva (o ciudad baja), menos característica pero más cómoda y con una mayor oferta de hoteles y b&b’s de diferentes precios. El alojamiento en el centro suele ser más caro.

El Parador de Cuenca

Para una estancia importante, una escapada romántica, un aniversario que celebrar o simplemente para regalarse unas vacaciones de ensueño, puede alojarse en el magnífico Parador de Cuenca, un lujoso hotel de 4 estrellas ubicado en el antiguo Convento de San Pablo.

Las salas comunes y las habitaciones han conservado el encanto del viejo mundo del edificio, pero gracias a una cuidadosa renovación y a las instalaciones podrá disfrutar de todas las comodidades modernas, incluyendo un spa y una piscina exterior.

Lo que hace que este hotel sea tan especial es su magnífica ubicación en lo alto de la Hoz del Huecar, justo enfrente de las históricas casas colgadas que hicieron famosa a la ciudad de Cuenca. Es uno de los mejores miradores de la ciudad.

Cómo llegar a Cuenca

La forma más fácil y económica de llegar a Cuenca desde Italia es reservar un vuelo de bajo coste a Madrid y desde allí viajar en coche de alquiler, autobús o tren. Los trenes desde Madrid tardan entre una y tres horas en llegar a Cuenca, dependiendo del tipo de tren; el autobús tiene el mismo precio que el tren regional Madrid-Cuenca y tarda unas dos horas y media.

Otra opción es volar a Valencia, que también está conectada con Cuenca mediante autobuses y trenes directos.

Si viaja en tren, preste atención a la estación de salida, ya que hay dos estaciones de tren en Cuenca: la Estación de Cuenca-Fernando Zóbel es servida por trenes de alta velocidad AVE, mientras que los trenes regionales salen de la Estación de Cuenca. Ambas están situadas fuera de la parte alta de la ciudad, pero cuentan con el servicio de autobuses locales.

Desde Cuenca se puede llegar fácilmente en coche o en transporte público a las principales ciudades de Castilla-La Mancha, incluidas Toledo y Albacete.