Andorra

Un minúsculo país en los Pirineos, en la frontera entre España y Francia: Andorra es un mundo en sí mismo, un destino perfecto para unas vacaciones de ensueño.

Andorra, ¿lo has pensado alguna vez? Probablemente no, porque pocos viajeros italianos se acuerdan de este pequeño país situado como una joya entre España y Francia.

Pero eso no significa que el turismo en Andorra esté poco desarrollado, sino todo lo contrario: cuando el calor se hace insoportable, los habitantes de Barcelona y de muchas otras ciudades del norte de España huyen hasta aquí en busca de aire fresco, verdes prados, senderos y rutas en bicicleta de montaña, sabrosa y estimulante cocina de montaña e iglesias medievales. Los franceses siguen su ejemplo.

Andorra es una auténtica joya en invierno, cubierta de nieve: un destino romántico y atmosférico para quienes sueñan con acogedoras veladas junto a la chimenea y relajantes baños termales, pero también perfecto para quienes desean unas vacaciones activas dentro y fuera de las pistas de esquí.

Verano, invierno, pero también primavera y otoño: Andorra tiene algo para todas las estaciones. Lo suficientemente pequeña como para moverse con facilidad (sólo 40 km de un punto a otro), tiene suficientes atracciones para mantenerle ocupado durante una semana o más.

Algunas son atracciones que baten récords, como la mayor estación de esquí del mundo o el mayor parque termal de Europa. Además, Andorra puede presumir de contar con nada menos que tres parques naturales en una superficie tan reducida (Valle de Sorteny, Madriu-Perafita-Claror y Valles del Comapedrosa).

Pero Andorra no necesita alardear de sus logros para promocionarse. Su remota ubicación en los Pirineos y la falta de recursos minerales u otras riquezas naturales han hecho que esta franja de tierra nunca haya sido un imán para nadie. Por ello, Andorra ha disfrutado de una paz ininterrumpida durante más de mil años y su ambiente relajado es percibido inmediatamente por todos los visitantes, lo que desencadena un boca a boca que aumenta gradualmente su popularidad.

Es un país moderno con una fiscalidad baja, lo que lo hace atractivo para muchos empresarios, pero al mismo tiempo mantiene costumbres centenarias que hoy son bastante inusuales, como la elección de dos príncipes honorarios que no son nativos de Andorra (uno es el presidente francés, el otro un clérigo elegido por el Vaticano).

Andorra ha basado la receta de su éxito en las tradiciones y el espíritu empresarial, centrándose en el turismo como recurso principal. Sólo unos años más y ningún italiano preguntará «Andorra… ¿dónde está?».

  • Iglesias románicas
  • Balneario de Caldea
  • Hàbitat Rutas rurales
  • Parque de animales Naturlandia
  • Museo Nacional de l’Automòbil
  • Compras en Andorra
  • Esquí en Andorra
  • Senderismo y ciclismo

Qué ver en Andorra La Vella

La capital de Andorra es una ciudad encantadora que combina el encanto de la montaña y la vitalidad urbana. Aunque es una de las capitales más pequeñas de Europa, puede presumir de ser la más alta de Europa, situada a 1023 metros de altitud.

Un buen punto de partida para conocer la ciudad y el Estado de Andorra es la característica Casa de la Vall, construida en la segunda mitad del siglo XVI para una rica familia local y utilizada como sede del Parlamento desde 1702 hasta 2011. Es un hermoso edificio de piedra, bien integrado en el paisaje circundante; el interior, aunque no es tan opulento como un castillo principesco, tiene un aspecto noble y orgulloso.

La visita guiada a la Casa da Vall dura sólo media hora, pero es muy recomendable porque permite conocer la fascinante historia de este pequeño estado enclavado en las montañas.

Al salir del edificio puede dedicar un tiempo a explorar las estrechas calles del Barri Antic, el encantador barrio histórico de Andorra La Vella: al caminar por estas calles empedradas y bordeadas de casas tradicionales de piedra se sentirá como si viajara en el tiempo y viviera la época en que esta ciudad era poco más que un pueblo. El barrio está lleno de edificios históricos: entre los más bonitos están la Casa Guillemó, la Casa Felipó y la antigua clínica Vilanova.

Para disfrutar de unas espléndidas vistas panorámicas de la ciudad y las montañas, suba a la Plaça del Poble, una plaza que ocupa la azotea de un edificio gubernamental y es un popular lugar de encuentro para los lugareños. Se sube cómodamente en un ascensor, ¡sin ningún esfuerzo!

La iglesia más importante del centro de Andorra La Vella es la Església de Sant Esteve, construida en el siglo XII pero de la que desgraciadamente queda poco del original (ha sido renovada casi por completo en los últimos años). Sin embargo, sigue siendo una vista hermosa, y se pueden admirar vidrieras y un ábside decorado con frescos. También puede visitar la Església de Santa Coloma, la más antigua de la ciudad.

Otros atractivos de Andorra

Saliendo de la capital, Andorra es un pequeño mundo por descubrir compuesto por encantadoras iglesias de piedra, balnearios con vistas a la montaña, museos retro, parques de aventura rodeados de vegetación, casas rurales que cuentan la larga historia de este valle. ¿Estás listo para ir? Estas son las cosas que hay que ver en Andorra.

Iglesias románicas

Una cuarentena de iglesias medievales están repartidas por el valle de Andorra: generalmente son pequeñas y humildes, de estilo románico o prerrománico, pero muy impresionantes por estar enmarcadas en un magnífico contexto natural.

La visita a una o varias de estas pequeñas y bonitas iglesias de montaña es imprescindible durante unas vacaciones en Andorra; las más bonitas son Sant Climent de Pal, Sant Miquel d’Engolaster, Sant Antoni de la Grella, Santa Eulalia d’Encamp y Sant Serni de Nagol.

Balneario de Caldea

Si la relajación y el bienestar son los motivos de tu visita a Andorra dedica un día de tus vacaciones al Balneario de Caldea, un moderno templo del bienestar.

Construido en el emplazamiento de una fuente termal natural, este enorme complejo termal de arquitectura contemporánea puede presumir de ser el mayor balneario de Europa: ¡tiene piscinas y bañeras interiores y exteriores en 18 plantas! Hay zonas familiares, perfectas para los que viajan con niños, y zonas sólo para adultos, para los que buscan la relajación total.

El spa está abierto hasta medianoche y, gracias al futurista techo de cristal, podrá admirar el cielo estrellado de los Pirineos incluso cuando esté en el interior.

Itinerari de l’Hàbitat Rural

Una forma original y fascinante de explorar el estado de Andorra y descubrir sus costumbres y tradiciones es seguir el Itinerari Hàbitat Rural, una ruta etnográfica que une tres magníficas casas-museo:

  • Casa Areny-Plandolit (Ordino): la casa de campo de una familia de la alta sociedad construida a finales del siglo XIX. Suntuosa, rica en pinturas y decoraciones, es un ejemplo de vida acomodada y de lujo.
  • Casa Rull (Sispony): casa de varias plantas con espectaculares vistas, perteneciente a una importante familia de terratenientes. Ofrece una visión de la vida rural, pero muestra su lado más rico.
  • Casa Cristo (Encamp): humilde casa campesina, construida alrededor de un hogar. Habitada hasta 1947, es mucho más pequeña que las otras dos y está amueblada de forma muy sencilla. Las herramientas de trabajo de los agricultores siguen presentes.

Podrá ver todas las habitaciones e imaginar cómo era la vida cotidiana de los habitantes de estas zonas hasta principios del siglo XX; las tres casas también le darán una idea de las diferencias en las condiciones de vida de los habitantes de las distintas clases sociales.

Parque de animales Naturlandia

Un parque de atracciones situado en el encantador escenario natural de los Pirineos que permite disfrutar de experiencias llenas de adrenalina y ver animales salvajes en su entorno natural en un solo día: un sueño… No, es Naturlandia, el parque de atracciones para todas las edades en Andorra.

Situado en la localidad de Sant Julià de Lòria, tiene una superficie de 800 hectáreas, todas ellas dentro de un bosque pero divididas en dos zonas, una a 1600 metros de altitud y otra a 2000 metros. Podrá admirar (¡con total seguridad!) animales típicos de la fauna local, como lobos, osos, linces, ciervos, marmotas e íbices.

Después de esta emocionante experiencia, dé rienda suelta a su deseo de aventura con las numerosas atracciones del parque, entre ellas: Tobotronic, la pista de tobogán más larga del mundo; AirTrekk, una pista de obstáculos de 13 metros de altura; Xtreme Jumps, una plataforma hinchable gigante que permite saltar desde una altura de 2 o 4 metros. También hay actividades más relajantes, como paseos en poni, tiro con arco y talleres de maquillaje.

Museu Nacional de l’Automòbil

Si eres un entusiasta de los coches clásicos, no te pierdas el Museu Nacional de l’Automòbil a unos 6 km al noreste de la capital. Se exponen 80 modelos de coches y motos con un irresistible encanto de época; también hay una sección dedicada a las bicicletas.

Compras en Andorra

La fiscalidad de Andorra es una de las más bajas de Europa, por lo que comprar en Andorra es especialmente cómodo.

Los franceses y los españoles lo saben bien y organizan periódicamente un viaje de un día o de fin de semana a Andorra para abastecerse de cigarrillos y alcohol, pero también de ropa y productos tecnológicos. Esta imparable afluencia de turistas ha propiciado el desarrollo del comercio y hoy en día el número de tiendas y centros comerciales de Andorra es impresionante.

Casi todos los comercios se concentran en la capital: si le gustan los centros comerciales o si quiere ir de compras en un día de lluvia en los grandes almacenes Pyrenees encontrará las tiendas de las cadenas internacionales; el casco antiguo está lleno de boutiques y joyerías, el lugar adecuado para hacer compras de valor.

Actividades al aire libre

La mayoría de los turistas que no vienen a Andorra por las compras vienen a disfrutar de los deportes al aire libre, tanto en invierno como en verano.

Esquiar en Andorra

Para los esquiadores, Andorra es un pequeño paraíso. La altitud media es de 2.000 metros, con picos de hasta 3.000 metros, por lo que es un país montañoso que puede competir con destinos más prestigiosos como Austria o Suiza. Una de las mayores estaciones de esquí del mundo se encuentra aquí: se llama Gran Valira y tiene un número impresionante de pistas (¡118!) para un total de 210 km.

El otro complejo de esquí importante de Andorra es Vallnord, que reúne dos estaciones antes separadas (Pal Arinsal y Ordino Arcalis) y cuenta con 66 pistas para un total de más de 90 m de descenso.

Tanto Gran Valira como Vallnord están abiertos hasta tarde, lo que permite a los turistas disfrutar de deportes y actividades nocturnas.

Otros deportes de invierno que se pueden practicar en Andorra además del esquí alpino son el snowboard, el esquí de fondo, el patinaje sobre hielo y las raquetas de nieve.

Los que quieran disfrutar de la nieve con poco esfuerzo pueden optar por un emocionante paseo en moto de nieve o un excitante viaje con un trineo de perros (mushing). Para pasar unas horas de diversión en la nieve, pruebe el tubbing, en el que se lanza por las pistas con salvavidas hinchables.

Senderismo y ciclismo

Cuando se derrite la nieve, la atención de los turistas se desplaza de las pistas de esquí a los verdes prados y los senderos de alta montaña, que se pueden recorrer a pie o en bicicleta.

Los entusiastas de la bicicleta de montaña pueden experimentar la emoción de saltar desde las pistas de la Copa del Mundo de BTT en el Vallnord Bike Park o elegir entre una de las muchas pistas de BTT de la zona: hay pistas para todos los niveles, desde profesionales hasta principiantes absolutos.

¿Prefiere el ciclismo de carretera al de montaña? También hay diversión para ti. El territorio de Andorra cuenta con 21 puertos: especialmente impresionantes son los de Arcalís, Arinsal y Cabús, que le llevarán al corazón del paisaje pirenaico. Podrá seguir las carreteras recorridas por los campeones del Tour de Francia y la Vuelta, que a menudo incluyen una parada en Andorra.

A los que no les gusta ir en bicicleta y prefieren el ritmo lento de sus pasos, pueden darse el gusto de hacer paseos y caminatas fáciles con pernoctación en un refugio.

Dónde alojarse en Andorra

El turismo es la principal actividad económica de Andorra, que desde hace años ha desarrollado una fuerte industria hotelera: la oferta de hoteles, B&B y apartamentos de vacaciones es realmente amplia y los precios son buenos.

Al tratarse de una estación pirenaica, además de hoteles de 3-4 estrellas similares a los que se pueden encontrar en otras ciudades (incluyendo modernos hoteles de cadenas internacionales) también hay instalaciones típicas de montaña como hoteles de esquí, refugios y campings. También entre los hoteles se puede elegir entre estructuras modernas o rústicas, de estilo alpino, con paredes de piedra y muebles de madera.

El alojamiento en la capital suele ser un poco más caro, pero quienes eligen alojarse en Andorra La Vella pueden contar con todas las comodidades de una ciudad, incluidos numerosos bares y restaurantes. No espere encontrar una vida nocturna desenfrenada, pero hay algo que hacer por la noche aquí.

Si prefiere sumergirse en la naturaleza, busque su hotel en los pueblos repartidos por el valle. Son más baratos y tienen unas vistas espectaculares; la desventaja es que puedes necesitar un coche incluso para los pequeños gastos diarios. Los hoteles cercanos a las pistas de esquí tienen precios muy bajos en verano: si no te importa tener que usar el coche todos los días son una buena forma de ahorrar dinero.

Los que quieran unas vacaciones de naturaleza y relax o los que busquen algo más lujoso pueden contar con numerosos hoteles balneario de 4 o 5 estrellas con piscina exterior y centro de bienestar.

Cómo llegar a Andorra

Andorra no tiene aeropuerto, por lo que sólo se puede llegar por tierra.

Hay seis aeropuertos internacionales en un radio de 200 km, tres de ellos en Francia y tres en España: Toulouse-Blagnac (TLS), Carcassonne (CCF), Perpignan-Rivesaltes (PGF), Avenue Maurice Bellonte, 66000 Perpignan, FranciaGirona-Costa Brava (GRO), Barcelona-El Prat (BCN) y Reus (REU).

La forma más fácil de llegar a Andorra desde Italia es volar a uno de estos aeropuertos y desde allí continuar con un coche de alquiler. Los aeropuertos españoles ofrecen más opciones de vuelos de bajo coste, especialmente el de Barcelona.

A pesar de estar en terreno montañoso, es fácil llegar a Andorra en coche porque las carreteras están en excelente estado. Desde el aeropuerto de Barcelona hasta la capital, Andorra La Vella, se tarda unas dos horas y media.

Llegar a Andorra en transporte público es bastante complicado porque hay que hacer varios cambios. Si no quiere conducir, puede visitar el pequeño estado en una excursión de un día desde Barcelona.

Información útil para visitar Andorra

El pequeño estado de Andorra no forma parte de la Unión Europea, pero se aceptan los documentos de identidad para los controles fronterizos, aunque siempre es recomendable viajar con pasaporte. Tampoco hay un banco nacional: la moneda local es el euro, así que no tendrás la molestia de tener que cambiar tu dinero.

El hecho de que Andorra no sea un país de la UE tiene algunas consecuencias que debes tener en cuenta antes de salir:

  • La tarjeta sanitaria italiana no da derecho a servicios sanitarios gratuitos, por lo que es recomendable contratar un seguro de viaje que cubra también los gastos médicos (sobre todo si se practica deporte).
  • No hay libre circulación de mercancías, o en palabras más sencillas, algunos productos pueden exportarse en cantidades limitadas. Cuidado con los precios bajos de los cigarrillos y el alcohol: no se anime a comprar, ya que a menudo se realizan controles en la frontera.
  • Las tarifas de itinerancia no están sujetas a la normativa de la UE: las llamadas, los SMS y el uso de datos pueden ser muy caros. Consulte con el servicio de atención al cliente de su proveedor de telefonía antes de viajar.

La lengua oficial de Andorra es el catalán, pero casi todos los ciudadanos dominan el español y el francés.

La zona horaria es la misma que la de Italia. El prefijo para llamar a un número andorrano desde Italia es el 00376; desde Andorra a un número italiano es el 0039.